Mr. Suki-Fuckie


Como habíamos quedado, te diré algunas cosas que seguramente no te gustarán. Pero primero las gracias. Gracias por los masajes, por dejarme compartir la cama contigo toda la noche, por considerarme valioso de esa extraña y casi suicida manera. Tú lo sabías antes de conocerme, te dije que tenía un carácter de mierda, ya estabas advertido de mis arranques. Pero también me he encariñado de una manera extraña, nada serio por supuesto, pero algo de cariño siento por ti. Debe ser esa dinámica sádica que el psicoanálisis explica en alguna de sus teorías sobre la pulsión de muerte: tú encajas como el masoquista y yo como el sádico. Creo que nuestra relación es eso, es una amistad con dinámica sadomasoquista. A pesar de que me hagas esos masajes ‘relajantes’ que me dejarán adoloridas las piernas por una semana (luego de un trip de 50 y pico kilómetros en bicicleta), o me hagas conocer a tus amigas-locas-ñañitas-proto-malcriadas-del-Trome, o que me tortures con tus canciones pop insoportables, a pesar de todo volví a visitarte. Tú me dices que soy tierno, que te gusta que te bese y te acaricie, pero no te das cuenta que en el fondo quiero lastimarte con una jugada a largo plazo, hacerte creer que estamos más cerca para luego alejarme más que antes, como esos gatos que juegan macabramente con sus presas antes de matarlas (o que las van matando poco a poco con sus juegos). Soy una mala persona.

Algo de cariño siento, pero no es para tanto. No me imagino con un chico voleibolista pasando mis tardes de viejo (“masca mis senos”) ni hablando contigo de los estudios subalternos aplicados al género testimonio en Latinoamérica. Te hablo sobre los Estudios Culturales y tú entiendes por ello todo lo contrario a lo que son. Me choca que ni siquiera entiendas mis post y que insistas en esa asfixiante y absurda dicotomía ente pasivo y activo (tajador y lápiz). La vida es más que eso, es más problemática que eso, tanto como estés listo para problematizarla. No me imagino encajando en tu grupo de amig@s ni hablando de las coreografías absurdas de sus poperas favoritas. Preferiría pegarme un tiro en la sien antes que hacer eso y adaptarme a esa vida. No sé cómo llegamos a congeniar esa vez que fui a tu casa. Tal vez me gusta tu físico (aunque me disgusten tus maneras) o tal vez seguía devastado emocionalmente (esa sensación extraña de tener todas las posibilidades y chances para empezar de nuevo, aunque sin cagarla y eligiendo correctamente, para que no haya de que arrepentirse en el futuro) y necesitaba no sentirme tan solo. Pero sí, definitivamente fue más que sexo. Soy como un ave migratoria que ha terminado en un nido ajeno, en donde ha sido atendido de sus heridas. Pero lo que no sabes es que ya soy fuerte de nuevo y que puedo devorarte por puro placer. Soy una persona indeseable para ti, te odio y te aprecio un poco al mismo tiempo. Lo mejor que podemos hacer, que puedo hacer, es quedarnos con los mensajes del Whatsapp, con el envío de las localizaciones y con la ilusión de que nos volveremos a ver, aunque por ahora no sienta ganas de hacerlo.

Por mi cuenta seguiré buscando, viendo y huyendo, huyendo como Stanley en La fiesta de cumpleaños. ¿De qué? Quién sabe de qué, solo haré kilómetros en la bicicleta, todos los kilómetros que pueda, para huir del tedio, de los chillidos de la gente que desprecio, del pasado, de todo aquello que no quiero ser, de ti. Ahora soy fuerte de nuevo y es mejor dejar las cosas así. Es el fin, es todo lo que quería decirte, suerte con los pretendientes.

Anuncios

6 comentarios to “Mr. Suki-Fuckie”

  1. steven Says:

    un post donde lo mencionado es real y no es pura coincidencia…pero la idea no es conocer una persona q se parezca a uno…sino q tebgas gustos distintos…en la variedad esta el gusto! saludos

  2. Víctor Cerna Says:

    Este post me dejo un sinsabor en la boca…En los otros aprecié una persona culta e inteligente..Aquí solo ví alguien solitario y con muchos rollos existenciales…que conozco además porque los he visto también en otras amistades gay.Ojalá puedas apaciguar esos demonios internos y encontrar un rumbo en tu vida…Los psicólogos existimos por algo.Busca uno!

  3. Martín Fierro Says:

    Este post fue escrito para alguien en especial, fue un pedido personal. Como cualquier persona, tengo mis rollos y nudos existenciales, pero eso no significa que no pueda apaciguar mis demonios internos y que haya perdido el rumbo en la vida. Si sacas conclusiones tan obtusas con tan poca información, ya me puedo dar cuenta de lo pésimo psicólogo que eres. Y no, no creo necesitar uno; es más, me molesta esa arrogancia que intenta ‘normalizar’ la conducta humana a características inteligibles a sus siempre limitados criterios patologizadores. Esto es el siglo XXI, no el siglo XIX.

  4. Víctor Cerna Says:

    Guau! Este comentario fue hecho en buena onda Martín.NADIE es perfecto y la psicoterapia es buena para TODOS.Yo mismo estuve en una por un tiempo.Ahora,si decides entrar en una es tu decisión.Al final tu eres el EXPERTO en tu vida y disfrutarás (o padeceras)tus elecciones.SE FELIZ ! 😉

  5. David Santiago Says:

    Me gustó, parece un “escribir sincero” Te diré que hasta ahora he observado que eso del amor que junte lo intelectual con lo sexual, parece andar muy alejado de la realidad, mas los amigos son el soporte, los que difícilmente andan con cambios de humor a cada instante (a menos que estén recontra enamorados) y con quien se puede disfrutar tiempo de placer no necesariamente en la cama (u otros lugares en los que afanes con tus parejas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: