Chalas, semen y culos: el sexo en la publicidad gay


Es cierto que la publicidad que vende sexo está en todos los estratos y formas, algunas veces con más notoriedad que en otras; sin embargo, es interesante reparar que los productos y servicios que se ofrecen a los homosexuales de Lima remiten prácticamente a un solo aspecto: sexo. Debería llamarnos a sospecha que todos los productos y servicios que son específicamente para gays tengan que ver solo con sexo: hoteles u hostales, saunas, cuartos oscuros (entre otros lugares donde se practica sexo inseguro), fiestas con desnudos, etc. Podríamos incluso reparar en el lado del público heterosexual y confirmar que no hay eventos similares (o, en su defecto, no promocionados con tanto énfasis).

He reparado en tres redes sociales donde este blog tiene cuenta: GayPeruanos.com, GayPeru.pe y DeLoBuenoUnPoco.com: en las tres se publicita únicamente sexo, especialmente eventos y hoteles. Por ejemplo, el evento “Mister Chala” no podría representar de manera más clara hasta qué punto los homosexuales le rinden culto al pene grande. Que se haga un concurso donde se premia a la pinga más grande obedece a la intención explícita de consagrar el tamaño del pene como el único aspecto relevante (y, de paso, confirmar mi teoría de que el culto al pene grande es una más de las prácticas masoquistas frecuentes entre los homosexuales). O pensemos en la Fiesta del semen, cuyo afiche fue masivamente enviado por mailing. O también podríamos pensar en las fiestas con sexo en vivo. En realidad, las personas que organizan estos eventos utilizan temáticas sexuales con la intención de atraer a la mayor cantidad de gente. Bien, hasta aquí no he dicho nada nuevo.

¿Pero acaso no son también notorias las consecuencias de este bombardeo publicitario de sexo? Para mí está clarísimo que el incremento del VIH en la comunidad homosexual tiene que ver con este bombardeo mediático (pensemos, por ejemplo, en la manera en que en CholoTubeGay se sacralizan los videos porno caseros donde se practica sexo sin protección). El fracaso de prácticamente todas las relaciones homosexuales también tiene que ver con este rollo sexual: según esta publicidad, el objetivo de un homosexual no es encontrar un compañero con quien te puedas establecer, sino algo más presentista: adorar y comer la mayor cantidad posible de pingas grandes (la lógica “disco de ambiente”). Como cree Foucault, no es que el sexo haya estado reprimido (como creía Freud), sino que ha sido moldeado (y sigue siendo moldeado) por el lenguaje para que creamos que ha sido reprimido, cuando en realidad todo el tiempo hablamos de él, y no solo ahora, sino desde cuando se imprimían los primeros catecismos o pastorales cristianas (siglo XV). No es difícil notar que el énfasis y sacralización del sexo es un efecto muy característico del tiempo y la sociedad en que vivimos (pensemos en el Día del Orgasmo), pero en el ámbito gay este énfasis se dispara y multiplica, se vuelve peligroso. En resumidas cuentas, según esta publicidad sexual, solo somos cuerpos que desean pingas y culos. No hay mayor complejidad en esta lógica, es como si los homosexuales no mereciéramos más.

Todo esto tiene que ver con el negocio de las redes sociales gay. La intención es capturar un mercado de homosexuales a los cuales se les pueda tener ciertamente cautivos y así vender más productos y servicios de sexo. Y es que estas páginas están diseñadas no para ser una red social o comunidad (en el más amplio sentido de la palabra), sino solo un punto de encuentro para conseguir con quien tirar sin más. Pensemos en los grupos y foros que se crean (“¿cómo tirarse un cachaco, un hetero, un primo, un perro, etc.?”, o “relatos sobre la primera experiencia sexual”, por citar dos ejemplos que recuerdo): la publicidad está condicionando que los homosexuales sean consumidores ansiosos de sexo, por lo que el futuro es más complejo de lo que se imaginan.

Si la intención de las redes sociales gays en un primer momento fue brindar un lugar donde los gays se puedan encontrar para no sentirse tan aislados, el tiro les está saliendo por la culata: la publicidad sobre sexo está trayendo más infidelidad, más infectados con enfermedades de transmisión sexual o, en resumidas y sencillas cuentas, más infelicidad. El fracaso es evidente. Y aquí muchos ingenuos dirán que depende de cada uno, que al final uno elige. A mí me da gracia que la gente que no se cree influida por la publicidad sea en el fondo la más dependiente de esta, aunque menos consciente de sus propias ataduras. Solo basta entender la tendencia para entender la explicación.

Creo finalmente que lo que queda es ser más críticos con respecto a lo que nos quieren vender. Esa sensación tan falsa de sexo se va sintiendo cada vez más en las redes sociales. No son pocos los que me comentan que les abruma que haya tanto sexo en la publicidad y las redes sociales para homosexuales. Seguramente seguimos siendo la minoría, la minoría que cree que merece algo más.

[Las imágenes proceden de la web del Club Nudista Casanova y de PeruEsGay.com]

8 comentarios to “Chalas, semen y culos: el sexo en la publicidad gay”

  1. Jorge Alberto Chavez Reyes Says:

    Nuevamente estoy totalemente de acuerdo con lo que dices en este post. Dentro del “ambiente ” los gays somos reducidos a seres que solo, y exclusivamente buscamos sexo. Y se nos bombardea con publicdad que nos hace sentir que si no tenemos sexo, mucho sexo, no estamos viviendo realmente, somos “tontos”, “monses”. Esta tension entre lo que te ofrece el entorno gay — mas la presion de los amigos.- y lo que muchos sentimos respecto a una vida cotidiana mas normalizada ( esos sueños de los que hablabas en tu post sobre Zizek) produce depresiones o sentimientos de rechazo hacia “lo gay”.
    Y si, esta estupida insistencia en el sexo “salvaje” en los penes grandes y demas es una importante causa de que en el Peru el VIH sea un epidemia concentrada , es decir que sea basicamente la poblacion gay trans la que es afectada.

  2. Julian Says:

    Pues, muy de acuerdo. Ya cansa que se nos bombardee con sexo por todas partes. Para ellos, solo buscamos eso, y a estas alturas, me pregunto ¿es eso cierto? Somos pocos en las redes sociales gay que buscamos conversar, o intercambiar ideas, la gran mayoría es una mercancia más del gran mercado del sexo.

  3. Diego Says:

    Estoy de acuerdo, esa publicidad es muy dañina para toda la comunidad Gay. Tanto para los que practican este sexo inseguro (tipo años 70 del siglo XX, época del Amor Libre y a la aparición del SIDA) y también para los que buscan una pareja o solo un respeto como personas que somos. Siempre he pensado que si un Gay quiere ser considerado como un ser normal con todos sus derechos y obligaciones; entonces debemos de predicar con el ejemplo. Cuando me decidí a aceptar mi condición de Gay no lo hice pensando en ponerme la camiseta de la Promiscuidad y el Libertinaje, sino en aceptar el hecho de asumir mi sexualidad sin que por ello me sintiese menos ni superior a nadie del grupo heterosexual, sino un simple Ser Humano digno de llevar la vida que se me ha concedido y que tengo el gusto de disfrutar. Debo admitir no sin pena que somos muy pocos Gay que no cargamos al mundo nuestras culpas y desventuras y que con actitudes de Promiscuidad somos en gran parte culpables del odio y rechazo que sienten la sociedad en su conjunto.
    Gracias por escribir tan interesante artículo.

  4. xaviitto Says:

    Hola, que tal. Muchas felicidades por un muy buen post. Concuerdo contigo en todo lo expuesto. Sin embargo, me preguntaba, ¿en qué grado somos, los gais, los que solicitan el sexo, vs, en qué grado la mercadotecnia es la que nos ha incursionado en él?

    Acá en México, hay diversos centros de encuentro para tener relaciones sexuales entre varones. Se ha sabido que también se ha intentado hacer lo mismo pero sexo entre mujeres. Lo cual no ha tenido éxito. Vale preguntarse la razón de ello, considero, que se viene dando a que las mujeres no están solicitando este servicio, por las razones que sean; en cambio los varones buscamos frenéticamente el sexo, y creo que no son los medios publicitarios los que nos venden sexo, sino que somos los gais los que estamos dispuestos, y solicitamos, que nos vendan sexo. Un ejemplo claro, en México, es la situación que se da en los vagones del metro, donde los hombres viajamos en cierto vagón con la finalidad, aunque esta sea encubierta y de manera ingenua, para fajonear con la verga o el culo que se deje. Sin duda, considero, que en todos los ámbitos sociales habrá polos opuestos, y en el “ambiente” gay no es la excepción, aunque a veces, sea desagradable que cataloguemos a todos los gais como promiscuos cuando, la diversidad existe en todos lados.

    Saludos. Nuevamente buen post.

  5. Julian Says:

    Es verdad lo que comentas, si bien es cierto que el consumo de productos sexuales no es malo, así sea en grandes dosis, lo que si está mal es fomentar la promiscuidad. Está demás decir, por ejemplo, que los saunas, por ejemplo, es uno de los puntos de mayor contagio de ETS, también lo son los cines, en menor escala, y ahora con estas nuevas modalidades de fiestas al desnudo, orgias o como se llamen, la cosa va de mal en peor, más aun, supongo que la mayoría de los participantes están en la edad de la arrechura, la cosa se pone brava.
    En cuanto al culto al falo, pienso que es un tema que va más allá del ámbito homo, es más amplio, en eso no se salvan ni los heterosexuales en su “ambiente”.

  6. césar farfán Says:

    sabe que es muy interesante hacernos una auto crítica, y sobre todo si nos aceptamos como tal eso implica vivir en plena libertad nuestra opcion pero antes que eso esta nuestra capacidad de dar ejemplo de nuestra forma de vivir nuestra opcion, muchos dicen que los gays solo quieren tirar y ya, o tambien no saben amar, etc. pero creo que es todo lo contrario, si sabemos amar y amamos, me pregunto: exiguir derechos? pero si nunca los hemos perdido somos tan iguales que un heterosexual qué derechos exiguimos? si llevamos una vida coherente y con principios morales y cristianos no carecemos de ningún derecho como personas con plena dignida d y libertad, aveces se pide derechos para hacer escandalos, y deshumanizarnos, somos personas no mostruos que buscan desfigurarse la imagen para ser felices, antes de todo debemos aceptarnos como somos, no que nos acepten como somos, se cae mucho en la ignorancia de distinguir libertad y libertinaje, los gays no somos libertinos ni tampocos immorales todo lo contrario. pues dependerá no nosotros mismos de cambiar esta imagen tan baja que se tiene de los homosexuales, sin necesidad de promulgar decretos baratos para buscar una inclusion politizada, sino con ejemplo y valores ética- morales auténticos.

  7. El homosexual como sujeto sexual descontrolado « SinPlumas.com Says:

    […] les interesa el tema, también escribí sobre la publicidad sexual gay y una muy fuerte sobre el masoquismo en los homosexuales. Share this:FacebookTwitterCorreo […]

  8. complascivo Says:

    Buen tema, yo amo un lindo pene, pero con un hombre cariñoso, y tierno, fiel, y en privado, si hubiera un solo hombre así para mi yo sería 100% solo de el. Y en cuanto al VIH es obvio que esté propagandose, así es como para lo que la tiraron los lideres mundiales que quieren limpiar el mundo de tanto homo, también esos manejos de la liberación han sido diseñados para que los gays se entremezclen y la enfermedad llegue a todos, y queden los menos posibles, y se desvaloriza el hecho de ser gay frente al resto poniendoles un catálogo que aceptan muchos gay de ser una comunidad aparte y con otros códigos de moral, yo no creo eso, a pesar de todo no me meto con cualqier tipo, ni me ando soltando, mi utopía es un hombre fiel, y yo también con él. Sé que muchos casos hay e hombres casados, que tienen su pareja gay, para mi eso es doble standar, es mejor ser lo que uno es desde siempre, y no lo que los demás quieren que seamos, hoy es el medio quien los hace ser lo que son a los gays, ya les dije por qué.
    En mi caso soy pasivo, pero como estoy sol@, y no me interesa meterme con putitos, me gusta ver más el sexo anal sin condón, y me recuerda que me encanta la leche en mi culo, y además no veo sexo gay hombre hombre, sino que me encanta ver shemales ensartadas y acabadas llenas de leche, y los sitios de ofertas de sevicios son puro negocio como todo, pero este te puede costar tu salud y la vida. Deberían saber tanto activos como pasivos eso y volver a amar no les haría mal, como es cualquier ser humano.
    ¡no se engañen más porque ese es el plan de los homofóbicos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: