Phillip Butters: nuestro chivo expiatorio


Quiero comenzar explicando qué es un chivo expiatorio. Básicamente se trata de un personaje que tiene que ser sacrificado para pagar las culpas de los demás. En este caso, Phillip Butters es, en buena cuenta, un personaje que agrupa toda la violencia contra los homosexuales y lesbianas (él mismo es culpable de homofobia). A mi parecer, debemos concentrarnos en él. Si derribamos su poder mediático y conseguimos que le den un castigo ejemplar, promover un evento de alta recordación para los demás homofóbicos. Será un escarmiento, una batalla simbólica y legalmente ganada. Por eso, en estos días, pensé en una estrategia que fuera de veras efectiva, algo provocador.

Recuerdo que cuando empezaron las reacciones en contra de las declaraciones de Butters, aparecieron dos conductores que dijeron que se besarían frente a su casa, pues no había impedimento legal o moral para ello. Era una provocación en la lógica homofóbica de Butters, pero finalmente, ¿solo porque Butters no quiere que dos gays o lesbianas se besen frente a su casa, en la vía pública, deben huir del comentarista deportivo cada vez que lo vean? Obviamente, la ley nos da toda la razón a nosotros. En ese momento, con las manifestaciones de Gonzalo Torres, me pregunté por qué esa iniciativa no salía de los mismos gays. Es decir, a pesar de que hay una legislación que nos protege en esos casos, por qué no fue posible que alguien se parara frente a su casa y se besara, con un anuncio mediático previo para que toda la prensa registre los hechos. Quizá falta de valor, de ganas, de visión. No lo sé.

Creo que debemos llevar las declaraciones de Butters hasta las últimas consecuencias. Sé que le pusieron una demanda, pero como dice un amigo: ¿y? El tema ya se enfrió y, en serio lo digo, esto debería estar en agenda. Es cierto que muchos trogloditas (de la boca para afuera) apoyan las estupideces de Butters, pero hay otra gente que realmente lo detesta. Podríamos comprarnos el pleito, deberían hacerlo sobre todo los gays que tratan de ser lo más “visibles” que pueden. En lugar de ir a la Marcha o participar en otros eventos intrascendentes, creo que deben ir al frente de la casa de Butters a provocar toda su furia homofóbica. Sí, lo digo en serio. Sería una acción llamativa y trascendental. Claro, algunos tendrían que recibir algunos golpes (mientras todos los flashes y cámaras registran los acontecimientos). Butters tendría que llevar su homofobia hasta las últimas consecuencias y nosotros exigir respeto también hasta las últimas consecuencias. Y con esto, como nosotros tenemos la razón, Butters recibiría el castigo legal correspondiente (me encantaría verlo preso y despedido de su chamba) y los besadores volverían a meterse lengua en señal de que en este país nadie tiene derecho a prohibir que te beses en un lugar público, seas hetero, gay, bi, etc.

Visualicémoslo: diez  o quince parejas frente a la casa de Butters, sin pancartas y con toda la prensa convocada para el “Día en contra de Butters”. Mucha expectativa, uno que otro medio transmitiendo en vivo. Primera posibilidad: Butters sale como un energúmeno a pegarle a las parejas, en medio de flashes, cámaras y comentarios de horrorizados periodistas. Segunda posibilidad: Butters no sale. En ambos casos ganamos: en la primera, la ley lo castiga y nos da la razón a nosotros; en la segunda, demostramos que no le tenemos miedo ni a él ni a nadie que se haga el matoncito. Pensemos más en la primera posibilidad: Butters repudiado por homofóbico en todos los medios locales, los de fuera, todos los colectivos gays del mundo condenando la violencia contra la comunidad LGTB peruana y el Perú reflejado como el atraso troglodita del Tercer Mundo (como en la paliza de los policías), un pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Aprodeh, etc. Una presión mediática tan grande que ninguna radio o canal de TV (salvo el canal evangelista) contrataría a ese cacaseno violento. Por último, pensemos cuál sería nuestro punto flaco, sobre todo el legal. ¿Acaso los besadores estarían cometiendo un delito? ¿Acaso no es la vía pública, no hay libertades sexuales? ¿Desde cuándo un tipo puede venir a amenazar a otros porque no quiere que hagan una acción que la ley no prohíbe? El delito de coacción y luego de violencia lo realizaría Butters. Tenemos la ley de nuestro lado.

Esta acción sería muy importante. Los gays estarían en los titulares de los periódicos y los noticiarios televisivos. Sería una acción ejemplar, dejaría un precedente: Butters sería castigado y con él todos los potenciales homofóbicos que entenderían que en este país ya no se puede violentar los derechos de los gays con tanta impunidad. Necesitamos algo fuerte, algo sonado y, sobre todo, algo que sirva. Butters es nuestro chivo expiatorio, en lugar de denigrarlo e insultarlo, utilicemos su propia homofobia, como si se tratarse de una llave de judo. Necesitamos que exista gente como Butters para que nosotros nos legitimemos. Y un Butters no aparece todos los días, es un perfecto chivo expiatorio.

Vamos con todo. Esto sí funcionará.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 comentarios to “Phillip Butters: nuestro chivo expiatorio”

  1. alberto Says:

    ESTOY EN CONTRA CON ESE TIPO BUTTER ES una bestia como persona y tiene la lengua muy liguera y el se a buscado el repudio de muchas personas.
    yo soy gay, soy un profesional muy varonil, administro una empresa de renombre en lima,conosco como yo bastantes personas gays, bisexuales ,casados, divorciados,ninguno hace escandalo, ninguno hace publica su opcion y eso que ya salieron del closet, vamos a reuniones heterosexuales donde nos reciben de mil amores amigas y amigos, nos sabemos comportar, nuestra actitud es siempre de hombres.respetamos a las personas.
    Estoy de acuerdo con tu fastidio con ese señor y ami tambien me gustaria que reciba una leccion. pero no en su casa no delante de sus hijas menos de su esposa,
    Porque siempre tienen que decir que el gay es escandaloso porque tienes que causar dolor a su familia,te quieres igualar a el? has una manifestacion en su trabajo en donde diablos trabaje ese miserable hombre quemen un muñeco con su imagen,gritenle lo que les apetesca pero en su trabajo para que lo boten y no vuelva a hablar estupideces y respete alas personas.
    el ser gay porfavor no es la peluquera , ni el maquillador ni el chico que baila ballet, ni mucho menos un travesti es mucho mas es el buen gusto, es la sensibilidad, es la lucha por imponerse y ubicarse, borremos esa imagen distorcionada del gay afeminado….
    te lo digo porque vemos con mucha tristeza que solo lo afeminado es gay,…. error…gran error,
    qQue se haga una protesta con altura ,pero que alguien tiene que ssalir herido … no!!!………………..ojala den un leccion a ese phitecantropus

  2. Martín Fierro Says:

    Es un comentario polémico y criticaría varias cosas, sobre todo que haya una sola identidad de gay. Es cierto que hay unas que sirven más que otras, pero tampoco creo que sea pertinente disciplinar a las personas entre tal o cual cosa. Con respecto a no hacerlo frente a su esposa o sus hijos (no manifestarse), se sobreentiende que no hay hacerlo, porque el hecho que dos gays o lesbianas se besen es incorrecto, desagradable para la vista ajena, algo incómodo, no algo común y corriente.
    Entiendo algunos puntos de tu argumento, pero esto debería verse más como un acción desesperada por sembrar un precedente legal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: