¿Para qué sirve la Marcha del Orgullo Gay?


No sirve para absolutamente nada, salvo para marginarnos más. Es uno de esos eventos a los que hoy en día se va por moda y por comodidad, con los amigos heteros, porque es más chevere y cool “luchar” desfilando en un pasacalles colorido que exigiendo leyes; es decir, no teniendo una cultura política crítica ni desautorizando a los políticos que hacen leyes que nos perjudican. Claro, es más bacán y más fácil disfrazarte de bataclana e ir a marchar buscando el escandalete del día y la atención mediática (que le encanta mostrar lo payasos que pueden ser los gays, porque cuando hacen algo en serio no les prestan atención). Y eso que no me he referido a las personas que van a la Marcha a ligar o conseguir punto. Finalmente, ¿eso somos los gays, verdad? Cuerpos que reciben y dan pinga, o payasos ‘anormalitos’ que hacen reír a los ‘normales’. Yo me rehúso a creer eso. Un dato curioso: entre los conocidos y amigos que tengo en la universidad, son más los heterosexuales que van a marchar en apoyo a sus amigos gays que los mismos gays (al menos en mi círculo inmediato). Tener amigos gays y mostrarte tolerante se pone de moda. Le pregunté a un alumno la otra vez: “¿Por qué vas a marchar?”. Y el me respondió: “No sé, todos mis amigos van”. Esto, por supuesto, marca un antes y un después: la Marcha ya no impresiona a nadie, es una payasada totalmente inofensiva.

Pensémoslo un momento. ¿En realidad dicha Marcha se enfrenta realmente a algo? ¿Cambia algo? ¿Tiene un objetivo productivo? Yo me paso media vida pensando en qué ayuda esa marcha, cómo puede ser una posición de lucha. Es más, mis conclusiones son totalmente opuestas: la Marcha sirve para que los homosexuales sigamos siendo “los otros”, “los raros”, “los que no encajamos”. Me quiero referir a este texto argentino que circula en Facebook, titulado “Cinco razones para ir a la Marcha del Orgullo (o involucrarse de nuestros derechos)”. Así que vayamos en orden, desarmemos esos argumentos débiles que tantos cacarean sin cuestionar.

 No somos ni mejores ni peores que nadie, pero todavía hay muchos/as que experimentan vergüenza por lo que son o por lo que sienten, porque hay otros/as que se empecinan en hacernos creer que debe ser así. Vivir con alegría y libertad nuestra identidad es el primer paso para una sociedad mejor que celebre las diversidades y consagre los derechos para todos y todas.

Entonces deberían empezar por no dispararse a los pies. Me pregunto si aquellos que critican las imitaciones de homosexuales que hacen humoristas como Carlos Álvarez, Jorge Benavides o Los Chistosos se preocupan por criticar también los estrambóticos atuendos y comportamientos de las personas que desfilan en la Marcha. ¿O sea, me quieren convencer que Paolín Linlín es menos digno de representarnos que alguno de estos personajes de la Marcha? Yo no sé cuál es la necesidad de hacer más visible un tipo de homosexual minoritario poblacionalmente que está presentado hasta en exceso en la televisión y la radio. Es decir, si ya tenemos bastantes homosexuales afeminados (e imitaciones de los mismos), ¿cómo haríamos visible algo que ya es súper visible (los sábados en la noche y a la hora del almuerzo, de lunes a viernes, por ejemplo)? Muchos creen que esas imitaciones son ofensivas y denigrantes, yo me cuestiono al mismo tiempo si la Tía Tula, con su repetitiva y asfixiante búsqueda de marido-macho-alfa, no es tan (o hasta más) ofensiva y denigrante. Lo digo más claro: para el ridículo, la payasada y la risa ya tenemos bastante con los programas cómicos y con las obras de teatro de poca calidad como para seguir presentándonos como payasos. La pregunta es la siguiente: ¿cómo alguien haciendo el ridículo puede mostrarse como una persona digna de respeto? No lo entiendo.

 No hay una marcha del orgullo heterosexual sencillamente porque no la necesitan. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos todo esta diseñado para los heterosexuales: el cine, la oficina, la escuela, el trabajo y la tele. Entonces, una marcha nos encuentra, nos identifica, nos permite mirarnos l@s un@s a l@s otr@s . Por eso no solo nos juntamos en boliches o con amigos, una vez al año copamos Plaza de Mayo para que vean que existimos y no tenemos por qué ser ciudadanos de segunda. 

O sea, ¿la marcha es el único punto de encuentro de los gays de la ciudad? Totalmente falso. Lo que decía: esta Marcha está propuesta para generar el ridículo de los espectadores. Desde el siglo XVI (por lo menos, desde el Siglo de Oro), los travestis y “maricones” solo generan risa. Es cierto que el mundo está diseñado de manera binaria (masculino y femenino), pero deberíamos preguntarnos si en realidad esta es una condición que hace nuestros días invivibles o definitivamente insoportables. De hecho, hay una serie de instancias en donde los gays se pueden desenvolver sin problemas y sin necesidad de un espacio especial. Veamos un ejemplo: un cajamarquino, por ser cajamarquino, ¿necesita una oficina diseñada para cajamarquinos? ¿No podría utilizar una oficina que sirva para cajamarquinos, ingleses, limeños o japoneses? ¿Hay razones para que dicha oficina tenga algo especial? De hecho, hay otra pregunta de fondo: ¿qué es lo que tiene de especial un cajamarquino (frente al inglés, el limeño o el japonés) que requiere de una oficina? Creo que podría haber una serie de variantes posibles de acuerdo con los gustos del cajamarquino, así como hay una serie de variantes según el gusto de los homosexuales, pues no somos todos iguales ni tenemos los mismos intereses. Así como hay discos, saunas y tours de viajes para gays, habrá todo lo que se desee en el futuro. Cada vez que hay un mercado atractivo, habrá alguien que ofrecerá un producto o servicio. Recuerden esa insólita noticia del lanzamiento de una cerveza para gays: ¿qué tiene de especial? ¿estrógenos?

 Más que buscar ser excepciones, creo que deberíamos buscar igualdad. Y eso es lucha política (lucha de verdad): reclamar derechos, cuestionar a los políticos, elegirlos bien, informar a los electores. Las débiles iniciativas del pseudo activismo gay peruano, montado sobre un grupo de ONGs, no pasan de actividades alegóricas, algunas insoportablemente estúpidas, nada realmente concreto en leyes, ordenanzas o iniciativas semejantes. Prueba de ello son las últimas elecciones: no hubo ninguna influencia, no hubo una organización que se plantara fuerte frente a los postulantes al Congreso, no se hizo nada.

Si buscamos respeto, debemos hacer política. Es lo único que sirve. Lo demás son payasadas que nos marginan más.

 ¿Ves? Seguimos pensando en ese “todo el mundo” porque existe un modelo impuesto y en torno a él giran los fundamentos de nuestra falta de reconocimiento de derechos, nuestro miedo al rechazo en el trabajo, en la escuela, en la familia, en la calle… por eso necesitamos contarlo, mostrarlo, no negarnos a nosotr@s mismos y ser much@s en esta Marcha… porque el tamaño sí importa! 

¿Y por qué nadie cuestiona el modelo impuesto de ser gay? ¿Acaso los travestis y otros personajes representan a la mayoría? En realidad, es una marcha para nada representativa, donde el circo predomina. Dudo que alguien con dos dedos de frente o con una pizca de autoestima se anime a desfilar al lado de estas personas, que solo se disparan a los pies, que actúan exactamente como los homofóbicos quieren que actúen. No sé a quién se le ocurrió la estúpida idea de que presentarse como bicho raro es una posición de lucha. ¿Acaso no se busca la igualdad? ¿Acaso no se trata de mostrar que puede haber armonía entre nosotros, que podemos compartir espacios comunes? En serio, no le veo lógica a esta marcha, salvo para deslegitimarse.

 Nos imponen pensar que lo que nos hace diferentes de los otr@s es obsceno, antinatural, peligroso o contagioso. Somos todos diferentes y en eso radica justamente nuestra riqueza como sociedad. ¿No hay otros que piensan que vos sos el/la raro/a? Somos distintos pero debemos ser iguales en nuestros derechos. Y eso vamos a decir en esta Marcha. 

Este encuentro lo hacemos entre todos y todas, cada uno con su identidad, formas y estilos, de eso se trata, de reflejar la diversidad, aun al interior de nuestra comunidad.

Los medios (no todos) siempre van a contar lo que quieran. ¡Tratemos que puedan mirar mas allá de los hermosos culos y tetas! Vayamos tod@s a contar nuestra historia, nuestros reclamos y nuestras propuestas y deseos. La comunicación es fundamental a la hora de pensar la estrategia para luchar por nuestros derechos. 

Cito: “¡Tratemos de que puedan mirar más allá de los hermosos culos y tetas?”. No sé a qué medio de comunicación se le ocurriría hacer una apología filosófica-ética sobre la Marcha. En realidad, no tendría sentido porque ni siquiera la tiene. Los medios buscan la información más simple, más fácil de digerir. En este caso, se trata de confirmar lo que espera la mayoría de los televidentes o radioescuchas: que los gays somos todos un ejército de loquitas escandalosas y ridículas, payasitos que no podemos ser serios para exigir algo realmente importante: igualdad de derechos. Pienso en el político gay Harvey Milk y su cambio de look para iniciar su carrera, ¿o es que acaso se travistió para que lo tomen en serio? No sé por qué se insiste en una estrategia tan contraproducente. Para los medios, como nos presentan, solo hay payasada y ridículo en los gays, ¿o acaso a algún medio se ha acordado que esa Marcha es para exigir derechos y dignidad? En realidad, no los culpo, la Marcha no tiene nada de transgresora, solo confirma los prejuicios que tienen los medios (y buena parte de los homofóbicos) sobre nosotros. Yo me pregunto, solo por curiosidad, las personas que desfilan semidesnudas, que se ponen tacones de plataforma y sus trajes multicolores, ¿se visten de la misma forma a diario? Digo, ¿no se trata de que desfilen como son?

Desde que vas a comprar a la verdulería hasta cuando elegís qué persona amar, estás haciendo política. Y sí, está bien, necesitamos involucrarnos, cada uno desde el lugar que quiera para que ese 100% que integramos tod@s pueda lograr el 100% de los derechos, la igualdad, la inclusión y la libertad.

Entonces haz lucha política de verdad y no payasadas que no solo son inútiles, sino que te marginan más, que te ponen como un raro o un extravagante incapaz de articularte con el resto de la sociedad, de exigir derechos, de meter presión. Nadie se anima a hablar del fracaso ante las iniciativas legales en el Congreso, nadie cuestiona las exageradas medidas de la alcaldesa Villarán. Nadie hace lucha política. Todo está bien, hagamos payasadas, ¿no?

Carcajadas aparte, sigo pensando como en mi post La feminización del homosexual y el monopolio de la masculinidad. Tengo que informarles, si no se han dado cuenta, que los gays afeminados (los que resaltan en la Marcha) están en todos los medios de comunicación, son sumamente populares (Carlota, las locas de Los Chistosos, Paolín Linlín, Kenyón, además de Carlos Cacho, Peter Ferrari, etc.). Y no me vengan con que esa visibilidad es producto de su Marcha. El travesti y el afeminado siempre han servido para dar risa, no cuestionan nada, sirven para complacer el gusto de los homofóbicos más impresentables. Los ingenuos que creen que cuando salen travestidos están luchando contra el sistema se equivocan, están complaciendo al sistema, se reducen a la risa, al circo, al único lugar no peligroso que la homofobia les deja a los gays.

Ante los reiterados fracasos de la lucha política de la dirigencia LGTB de este país, ¿qué queda? Cacarear que la marcha fue un éxito, que hubo más gente que antes, que todo está mejorando, etc. ¿Qué es lo que oculta ese cacareo? Que seguimos siendo ciudadanos de segunda categoría, cojuditos que prefieren salir a marchar vestidos de bataclanas antes que exigir derechos y leyes que nos protejan. Lo mismo de toda la vida, nada ha cambiado.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

13 comentarios to “¿Para qué sirve la Marcha del Orgullo Gay?”

  1. Julian Says:

    Disfrazarte de bataclana ???
    Se ve que ni de lejos viste la marcha.
    Si gustas te envió fotos en la que no vas a ver ni una bataclana.
    Y claro que ha habido Drags, es una parte del todo.
    Si crees que las marchas no sirven para nada, pues que no haya desfiles militares, pasacalles, los corsos de las provincias, (te recomienfo una visita a provincias), los carnavales, etc etc.
    (la verdad no lei tu comentario completo, me aburrió)

  2. Rodrigo Luyo Says:

    No me gusta. Ese tipito no se percata que la naturaleza de la Marcha es visibilizar la diferencia, la diversidad y exigir el espacio que todos merecemos en nuestra sociedad cucufata. La Marcha no es el conjunto de loquitas organizadas para ensear las tetas y el culo, es mucho más que eso. Pero, claro, a ese tipo de análisis se llega cuando el individuo es movilizado por el rencor, la frustración, la falta de aceptación propia y etc. Y si, como afirma, la Marcha es una moda entre heterosexuales, pues hubiéramos tenido más heteros marchando que gays. Yo no vi eso. Para escribir con el hígado y expresar tanta desinformación no hace falta analizar coherentemente la realidad. Y este post lo demuestra.

    ” (…) Las débiles iniciativas del pseudo activismo gay peruano, montado sobre un grupo de ONGs, no pasan de actividades alegóricas, algunas insoportablemente estúpidas, nada realmente concreto en leyes, ordenanzas o iniciativas semejantes. Prueba de ello son las últimas elecciones: no hubo ninguna influencia, no hubo una organización que se plantara fuerte frente a los postulantes al Congreso, no se hizo nada (…)”

    Realmente, ¿en dónde vive el autor de este esperpento? No pertenezco a ninguna ONG, pero sé muy bien y le hago seguimiento a todas las acciones concretas que se realizan para conseguir un marco jurídico de igualdad y derechos para la comunidad LGTBI. ¿De qué demonios habla, entonces?. Lamentable, pero vemos que hay monos con metralleta disparando la primera estupidez que se les ocurre y ni siquiera se informan adecuadamente.

  3. sebas Says:

    Un traumado estereotipado (y dice ser gay, ojala se vuelva heterosexual porq gente tan reprimida mentalmente es lo q menos necesitamos). Y ya lo veo contestando que seguro buscamos travestirnos: nada mas equivocado. Es tu excusa para no ver la realidad. Sigue en tu closet nomás.

  4. Nijord Says:

    pienso lo mismo que julian y a mi tambien me aburrio

  5. Martín Fierro Says:

    Cuando comprendan el post y dejen las siliconas a un lado (porque el aceite de avión se les debe haber metido al cerebro), entenderán que su activismo alegórico no ha producido nada.
    Realmente me interesa un pepino que no les guste lo que escribí. Me tiene sin cuidado.
    Y ya que hablas de acciones concretas de las que estás al tanto, enumera por lo menos 10 relevantes (significativas) que se hayan conseguido este año gracias a tu Marcha inútil.

  6. Rodrigo Luyo Says:

    Es lamentable que no puedas quitarte los estereotipos de encima. Averigua quién es quién, tómate esa chambita, y verás que no todos somos como, aparentemente, tú quisieras ser y la vida no te lo permitió. El único que ve siliconas aquí eres tú, “Martín Fierro” (si será ese tu nombre). Deja de pensar con el hígado y la frustración y trata de unificar en lugar de desunir, que para eso, tenemos a mucha gente, ya.

    No hay nada que demostrarte. Si quieres las cosas fáciles, googlea, al menos. Tan sencillo que es hoy en día informarse.

  7. Martín Fierro Says:

    Bueno, ya que tú dices ser el informado deberías haber mencionado 10 cosas concretas (se supone que las conoces y por algo piensas que tu Marcha ha producido algo). Mira, mi idea no es convencerte, francamente no me interesa. Los post están ahí, si te gustan, bien y si no, igual. El que debería quitarse los estereotipos (como “ir a marchar es luchar por los gays”) eres tú, deberías pensar por qué haces las cosas, si realmente sirven para lo que crees y no al contrario.

    Y deja de hablar de que tengo frustraciones. Ni siquiera sabes quién soy. Eso ya es bastante cojudo, propio de gente que no tiene argumentos y empieza a decir “resentido, frustrado, resentido”. Cuando la cosa cae en insultos es señal clara que los argumentos han funcionado. Y si hablo y cuestiono es porque la lucha, gracias a gente como tú, está adormecida, no hay cultura crítica, no hay cuestionamientos, solo mansas ovejas obedeciendo al sistema.

    Finalmente, copio lo que puse en Facebook:

    “Muy bonito todo, súper correcto, muchos lugares comunes también. Pero hasta ahora nadie me explica cómo la Marcha hace que la sociedad nos respete más. ¿Cuál es el proceso, los estadíos? ¿Cómo se infiere que salir a marchar equivale a que la gente te respete más (o crea que tus reclamos son serios) y no al revés? La Marcha, al menos como se hace, es adormecedora, no trasciende de la payasada (lo siento, pero así la ven los demás, como un circo) y, lo peor de todo, nos desligitima (incluso a los que no marchamos), nos hace parecer en nada serios (y, por ende, nuestras propuestas). Todos los meses mueren gays, todos los días nos pasan cosas pendejas, ¿pero y las leyes que deberían protegernos? No pasa nada, nadie se compra el pleito político, esa es la médula. ¿Cuáles son los logros de este año? ¿Se puede enumerar 10? ¿Se pueden enumerar 100 mejoras concretas en 10 años?
    Ah, una última cosa: ¿no les parece que el discurso bienintencionado que repiten hoy es lo mismo que decían hace 10 años? ¿Cuál ha sido la evolución en la estrategia? A mí me parece que la lucha está empolvada.

    Les recomiendo seguir el debate aquí:

  8. Rodrigo Luyo Says:

    Leerte es evidenciar tus frustraciones y resentimientos. Es todo.

  9. Henru Llanos Says:

    Estimado martin fierro debo mencionarle que estoy deacuerdo con mucho de lo que ud escribe y tambien ME SORPRENDE lo increiblemente SUSCEPTIVOS QUE SON MUCHOS GAYS QUE LE CRITICAN.

    esos gays “no estareotipados” llevandose tal vez por las estrategias de ciertas teorias poststructuralistas o sencillamente por la “loqueria pura” (lo cual sigue siendo respetable) no comprende O NO DESEAN COMPRENDER, que los que ven la marcha, AL GENTE DEL COMUN DE LA CALLE, NO VE DIVERSIDAD, NI HACEN EL ANALISIS QUE ELLOS HACEN, por mas carteles y “arengas bacanes” que tenga a la marcha. Ellos solo ven la bataclaneria pura , PORQUE ESO DESEA VER EL PERUANO.

    Por ese simple motivo y auqne la marca del orgullo gay tenga una BUENA INTENCION, esoty deauerdo con ud en que es UNA PESIMA ESTRATEGIA DE BUSCAR INCLUSION O IGUALDAD SOCIAL.

  10. Saht Says:

    estas marchas solo denigran a la comunidad gay y la estereotipan, tal vez no todo en la marcha sean locas vestidas de “bataclana” pero eso es lo unico que sale en los medios de comunicación, no tiene nada de malo ser afeminado y no encajar en el molde masculino, pero si ser ridículo y denigrarse a uno mismo.

  11. Así que fuiste a la Marcha del Orgullo Gay… « SinPlumas.com Says:

    […] esto surgió a propósito de un post que escribí el año pasado: “¿Para qué sirve la Marcha del Orgullo?“ Compártelo:FacebookTwitterCorreo electrónicoMe gusta:Me gustaBe the first to like […]

  12. Borta Says:

    Coincido en que las marchas son una falta de seriedad sobre el problema que es la homofobia y los estereotipos negativos…

    Si pudiera quisiera que no se hagan, prefiero que no nos vean a los homosexuales como nada a que nos vean como payasos…., o que nos relacionen con travestis, no tengo nada en contra de alguien que se trasviste…, pero si van a ir a representarnos trasvestis que pongan marcha del orgullo trasvesti…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: