Los discriminados que discriminan


Si hay algo que compartimos todos los homosexuales es la discriminación. Todos, en distintas intensidades, somos discriminados. Yo creé este blog precisamente para hacer una autocrítica de nosotros mismos y así emprender una lucha más efectiva. He dicho aquí y aquí que la lucha actual no me parece muy efectiva, con marchas estrambótico-circenses que le dan en la yema del gusto a aquellos homofóbicos que tienen el cliché del homosexual loca,  escandaloso, ridículo, etc., en otras palabras el payaso que hace reír. Más allá de la minoría a la que representan estas manifestaciones, he propuesto cambiar la “cara” de los homosexuales también aquí.

Se puede estar en desacuerdo conmigo, y sé que muchos lo están; sin embargo, me ha ocurrido algo que me ha dejado pensando. Ya sabía de ciertos sectores “oficiales” de organismos homosexuales que detestan lo que posteo y me insultan (en algún momento alguien me dijo “nazi”, nada menos), que cacarean y cacarean desde hace unos veinte años el mismo discurso inútil de victimización pasiva. Yo, por supuesto, no escribo para tener más amigos necesariamente, pero también tiene este blog el espacio habilitado para comentar, criticar, etc. Sin más rodeos les cuento qué pasó hace dos días: le envié cordialmente una invitación a un militante gay que trabaja en una ONG (él se describe como un orgulloso disidente) para que visitara mi blog. Mi sorpresa fue mayúscula cuando recibí su primera respuesta furioso:

Estoy sorprendido del nivel de ignorancia y racismo en el que te mueves man. Que afirmaciones basadas en la doble moral, casi crei leer a cipriani, que ascooo

Me pareció divertido, la verdad. Yo le escribí sin perder la calma, porque eso no lleva a ninguna discusión productiva:

racismo?
ignorancia?
y asi hablas de tolerancia… en fin

A lo que él respondió una vez más, con “altura”:

Que tiene que ver la tolerancia con la opinion de algo que es publico,o sea tu pagina web. Finalmente, creo que no sabes mucho de derechos humanos, uno no puede ser tolerante con expresiones discriminatorias y tu pagina tiene mucho de eso.
Con mucho respeto, XXXXX

Lo más saltante es el racismo del que se me acusa. No es mi estilo, no tengo ideas racistas y NO hay en mi blog nada racista. En realidad, creo que este pata habla demasiado de muchos temas y usa palabras peyorativas (yo considero un insulto que me digan “racista”), pero sin sustancia. Vamos por partes: ¿Qué tiene que ver la tolerancia con esto? Me parece mal que una persona que es discriminada (como yo) me diga que mis post no contemplan los derechos humanos y que yo discrimino. Se me acusa de ignorante, pero no me dice en qué soy ignorante o qué mentiras suelto. Se me insulta, yo no insulto, me dice que soy ignorante y racista. ¿Quién es doble moral? Creo que la doble moral es de quien primero me dice “qué asco” y luego me dice “con mucho respeto”. Según él, hay expresiones discriminatorias en mi blog, pero en realidad yo no discrimino a nadie, propongo ideas para que sean discutidas, como tantas otras personas, obviamente no son para quedar bien con todos. Quizá lo que más le jode es que propongo llevar la lucha contra la discriminación de otra manera, romper esa monopolización de la resistencia. Creo que no le gusta mi blog porque está acartonado en su discurso de victimización sobre la tolerancia, en lugar de exigir respeto.

Bueno, sin más floro, esto me sirve para reflexionar sobre la discriminación entre los discriminados (nosotros). Discriminan este blog y me discrimian como blogger (“tú no sabes, yo sí sé”) porque no sigo sus ideas pontificias e incuestionables sobre cómo debe luchar contra la discriminación. Hay un post muy interesante acerca de la creación de un frente representativo basado en las ideas de Gayatri Spivak aquí, al cual le he objetado la condición de nueva subalternidad que ejercería entre los no representados esa representación “oficial”. Yo sería una especie de disidente dentro de la disidencia, porque actualmente no siento que haya un organismo homosexual que me represente. Y seguramente habrá más gente que nunca encaje en esa representación “oficial”, es decir, siempre habrá discriminados fuera de lo oficial. Si somos fieles a la crítica subalterna de Spivak, estaríamos creando a un nuevo marginal-subalterno-discriminado, dentro de una marginalidad existente.

Por eso desconfío de los discursos oficiales y los cuestiono en un ejercicio de libertad e interés por refrescar el atascado discurso sobre la homosexualidad en el Perú. Si este pata me dijo lo que me dijo fue porque su disidencia “oficial” le confería la autoridad para descartarme. Es decir, la limitada lógica de “si piensas como yo, bienvenido”; “si no piensas como yo, no sirves”. Esa parece ser la característica de los discriminados que discriminan, el miedo a la diversidad que dicen representar.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “Los discriminados que discriminan”

  1. huitzi Says:

    nosotros los gay nosomos haci como nos narras en tu pagina te pasas mananita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: